viernes, 25 de abril de 2008

LA TEORIA DEL AJEDREZ A TRAVES DE LOS SIGLOS.


El Gambito de rey.

En los siglos XV y XVI, época del Renacimiento, el ajedrez logra consolidarse de forma universal con las reglas que actualmente conocemos, en este . Para la unificación de las reglas fue decisiva la invención de la imprenta (1450), ya que a partir de entonces se pudieron componer libros con las reglas para su difusión por todo el mundo. Autores como Lucena, Damiano, Ruy López de Segura, Paolo Boi y Leonardo da Cutri aportaron sus conocimientos mediante manuales las reglas del ajedrez, adquiriendo con ello el carácter universal y moderno. Pero no solo difundieron las reglas, sino fueron los pioneros en el estudio concienzudo de la teoría del ajedrez, ya que realizaron la síntesis de las partidas jugadas en la época, comprendieron el desenlace de las mismas y trataron de dar explicaciones a los resultados obtenidos en función de los movimientos de las piezas. Estos maestros hicieron el notable descubrimiento de que en cualquier maniobra de la partida se debe conseguir la meta deseada con el menor número posible de jugadas. Hacer una jugada sin objeto, era desperdiciar la oportunidad de mover, lo denominaron «perder un tiempo». Es como que el rival moviera dos veces seguidas. Comprender la importancia del factor tiempo fue la conquista más valiosa de esa época.
Los maestros del Renacimiento idearon una forma de hacer que el rival pierda tiempos al principio de la partida a través de los gambitos, palabra que significa zancadilla o trampa, en italiano, y que Ruy López usó para definir la maniobra consistente en entregar material (uno o dos peones y en casos notables hasta un caballo) a cambio de obtener una posición con mayores posibilidades de ataque. Se tardó siglos en comprender que el bando que está a la defensiva en vez de aferrarse a mantener la ventaja material debe preocuparse del desarrollo de sus piezas.
Uno de los primeros gambitos conocidos es el denominado Gambito de Rey, que el historiador ruso Gonaiev asegura como padre del mismo al Español Ruy López. A través de los siglos el Gambito de rey ha ocupado un primer plano en la teoría y práctica del ajedrez, ya que es una apertura que seduce a todos aquellos jugadores del ajedrez con espíritu combativo, revolucionario, alegre e innovador, características de aquellos grandes jugadores del Romanticismo, a estos jugadores suele llamárseles como Románticos del Ajedrez, generalmente todos los jugadores del ajedrez en alguna etapa de su vida ajedrecística suelen identificarse con las ideas es este romanticismo, es la búsqueda de la alegría, la emoción que se producen con el desarrollo de partidas de ajedrez abiertas, con variantes de mate en ambos lados, la estrategia pasa a segundo plano para dar lugar a la táctica y sus implicaciones inmediatas.
La apertura del Gambito de Rey todavía se utilizó en las competencias de la elite hasta comienzos del Siglo XX, en el siglo XIX Adolph Anderssen y Paul Morphy lo utilizaron con éxito rotundo, Boris Spassky y Robert Fischer la incluyeron muy frecuentemente en sus Aperturas. Hoy en día no se juega por ser considerada demasiado arriesgada y temeraria. Tras el sacrificio de un peón las blancas obtienen ventaja de desarrollo, pero su defensa queda en estado frágil, esto hace que ambos bandos cuenten con opciones, a base de correr grandes riesgos. En partidas con Gambito de Rey los dos reyes están expuestos a una muerte rápida. La teoría moderna del ajedrez ha elegido aperturas y defensas en la cuales se eliminan los riegos, es por eso que casi no se ve esta apertura en el repertorio de los Grandes Maestros.
La apertura comienza así:
1.- e4 e5, 2.- f4….. las blancas sacrifican el peón de f. Las negras deben decidir ahora si aceptan el reto tomando al peón o por el contrario declina de ello para desarrollar su propio juego o por el contrario: ¡¡¡REALIZAR UN CONTRAGAMBITO!!!., entrando en una de las variantes mas agudas denominada “contra gambito de rey”, que por el momento no comentaremos.
Veamos una partida de Gambito de Rey aceptado.
Morphy 1 - Ross 0 Morphy : blancas
New Orleans 1858 Ross : negras

1. e4 / e5 2. f4 / exf4 3. Cf3 / c6 4. Cc3 / Ab4 5. Ac4 / Axc3 6. dxc3 / Ce7
7. Dd6 / 0-0 8. Axf4 las blancas cuentan con un centro despejado (para sus alfiles) y la columna f abierta para lanzar ataques contra el enroque enemigo / Cg6 9. Ag5 / De8 10. 0-0 / Rh8 11. Tae1 / f6 12. e5 / f5 13. Cd4 / f4 14. e6 / dxe6 15. Cxe6 / Axe6 16. Txe6 / Dc8 17. Txg6 sacrificio asombroso.... / hxg6 18. Dxg6 / Df5 19. Txf4 / Dxg6 20. Txf8+ / Rh7 21. Ag8+ / Rh8 22. Af7+ / Rh7 23. Axg6+ / Rxg6 24. Af4 / se rinden negras, ante la amenaza de ganar caballo y llegar al final con un alfil de desventaja.

Una demostración del poder de esta apertura, así como de la habilidad de Morphy para sacar jugo de esta apertura y realizar ataques.

No hay comentarios: