viernes, 20 de junio de 2008

EL AJEDREZ Y LA POLITICA.


Existe una efervescencia política en esta ciudad, los partidos politicos estan definiendo sus precandidatos, lo cual significa que estamos apenas en la precampaña, ¡¡¡imaginense cuando empieze la campaña de verdad¡¡.. En estos momentos, hay carros con sonido, canciones adaptadas con los nombres de los candidatos, calcomonias para los carros, para los postes, mantas, lonas de todos tamaños, banderines, etc. Mitines por doquier.. en fin, es la democracia.

En la familia participan dos miembros de ella, tienen tiempo dedicandose a la politica, tienen experiencia y son buenos elementos, solo que el hecho de que participen en la misma contienda ha puesto en algunos aprietos a la familia, sobre todo porque tienen diferencias marcadas entre ellos. La familia los apoya a los dos, a ver como les va... Precisamente al calor de un incidente surgido por tal situacón familiar, me hizo reflexionar sobre el tema de la politica. Me gusta estar informado sobre el entorno politico local y de mi pais, aunque no participo, solo critico. Algún día espero participar, pero me da miedo, pensar como politico.

Pero esta columna no es de politica propiamente dicho, por lo que escribi unas lineas dedicadas a su relacion con el ajedrez. La conexión entre ajedrez y política es dificil visualizar a primera vista, dos temas tan divergentes y diferentes.
Sin embargo, tal como lo hemos venido realizando en otras aportaciones, hemos descubierto como el ajedrez, tiene infinidad de relaciones y conexiones con otras aéreas del pensamiento humano como la poesía, la literatura, las matemáticas, el cine, la filosofía, la milicia, el deporte entre otras. Mas todavía, Kasparov, Excampeon del mundo, ha tenido un éxito total con la publicación de su libro “Como el ajedrez asemeja a la vida”, exponiendo en todo el libro como muchos de los procesos lógicos y conceptuales que se realizan en una partida, como el tomar decisiones, trazar un plan, o una serie de tácticas pueden aplicarse en la vida del hombre, desde el pequeño comerciante hasta el gran estadista.
Es común encontrar en la prensa escrita frases como: “El presidente se encuentra en jaque”, “ponen a alfil del Presidente en puesto clave de Hacienda”, “la estrategia política del partido azul es..” y mas frases que la política utiliza del ajedrez.
Si consideramos a la política como el arte de ejercer el poder en representación y sobre los demás (una definición mía), entonces el rey sería la figura mas admirada en la política. Sin embargo, los secretos y sueños que tienen las piezas mas débiles, es decir los peones, son dignos de admirar. Un peón luego de intensa lucha y tras esquivar y sortear ataques de muerte y salir victorioso logra coronarse, sueño que mueve al mundo, porque si los peones siempre fueran peones, este mundo no conocería la esperanza. La figura del peón, fue famosa en el siglo XVII y XVIII e inspiro la Revolución Francesa.
Pero volvamos al tablero político. La política es como el ajedrez, cada jugada debe ser muy bien calculada, si uno quiere ganar a su oponente. Una jugada equivocada puede llevar a perder la partida y aquel jugador que se aventura a atacar, sin tener las piezas adecuadas y una apropiada estrategia tendrá una derrota desastrosa, producto de no haber valorado bien sus fuerzas, o por subestimar la astucia e inteligencia del rival. Las preguntas que surgen: ¿nuestros políticos sabrán, calcular sus jugadas?, ¿sus movimientos obedecen a alguna estrategia previamente diseñada en función del conocimiento de sus debilidades y fortalezas?, ¿ diseñan movimientos tácticos rápidos para atender campañas con periodos de tiempo cortos?, ¿tienen valorado el material (personal, alianzas, recursos materiales) y su posición en el tablero?, ¿están defendiendo o atacando?, ¿están creando o solo reaccionando a los movimientos de su rival?, en fin tantas valoraciones y decisiones que deben tomar para llevar por buen camino su partida.
Un ejemplo ajedrecístico, es el movimiento del “Zugzwang”, del alemán Zug (movimiento) y Zwang (exigencia, obligación), “Zugzwang” designa en ajedrez la posición en que uno de los jugadores queda reducido a un estado de impotencia activa: está obligado a mover, pero cualquier movimiento solo empeora su situación. Esto seria una desgracia para cualquier político, y se me ocurre por ejemplo las situaciones que afrontan los dirigentes luego de un escándalo o de una revelación que no es del agrado de los gobernados. Imaginemos el reciente caso del Lic. Santiago Creel al ser removido de la Presidencia de los senadores panistas en la cámara alta.
Por supuesto, los enroques son movimientos políticos que se realizan en forma frecuente, en el ajedrez el enroque es una jugada donde el rey y la torre de un mismo color, se mueven simultáneamente con el objetivo de dar seguridad al rey, es así como vemos como nuestros políticos gustan enrocarse con el animo de encontrar posiciones mas seguras, lo hacen en colaboración de otro aliado.
La habilidad para hacer propuestas y promesas es lo que distingue a los candidatos, pero cuando dejan de serlo, para convertirse en gobernantes, esas ideas y promesas son difíciles de llevar a la realidad, y es que dice el dicho: “prometer no empobrece”. Es por eso que ojala que nuestros gobernantes, hoy candidatos recuerden que un gobernante exitoso no es el que tiene o propone más cantidad de ideas, más profundas, o mejores, sino aquél que consigue que sus proyectos, grandes o limitados, se transformen en realizaciones. Entre la idea y la realidad hay un camino dificultoso, que generalmente no es recorrido por nuestros gobernantes. En el ajedrez el concretizar el plan (idea) es la base del éxito en la partida, y el éxito es cuantificable con la victoria o la derrota. ¿Calificamos a un gobernante cuando termina su partida?.
En el ajedrez la lucha se da en términos amistosos y entre caballeros, ya que existen reglas de ética y comportamiento a las cuales los rivales se sujetan, y aquel jugador que hace burla del rival, agrede al mismo con actitudes que no corresponden a la caballerosidad es sancionado, los árbitros y jueces si castigan. Pero lo mas importante, es que aquellos jugadores que agreden y ofenden a sus rivales con comportamientos nada éticos, son despreciados por la comunidad y hermandad del ajedrez, y una realidad fundamental, por alguna fuerza divina, esos que son considerados desleales, tramposos, nunca alcanzan la gloria en el ajedrez, quizás logren ganar una partida, pero nunca un torneo, ni mucho menos el reconocimiento y admiración del publico. Ojala, que nuestros políticos jugaran el ajedrez.

No hay comentarios: