martes, 12 de febrero de 2008

El Séptimo Sello: jugando al ajedrez con la muerte




A continuación una de las columnas de ajedrez que mas me han gustado y que se publico en el periodico Redes del Sur de Iguala, Gro. en el espacio Jaques del Sur, como habia comentado anteriormente, me permiten escribir todos lod dias jueves, y con el animo de difundir nuestra cultura ajedrecistica, me permito convertirme en periodista por dos 2 horas a la semana (es lo que suelo dedicarle a la redacción del articulo), aunque en el trascurso de la semana me la paso ideando el próximo articulo. Ja,jajja, no me pagan nada. Es solo el placer de escribir y que se conozca del ajedrez, me parece que el día que me paguen dejare de gustar a la gente.
Espero les guste.


Suecia en el siglo XIV. Un caballero atormentado y lleno de dudas vuelve a su Castilla tras diez años de inútiles luchas en las cruzadas, Ahí está el caballero acompañado de su escudero, cínico y por desgracia realista. Meditando y confuso en sus ideas se interroga sobre Dios y el significado de la vida ante las burlas del intelecto superficial de su escudero. De pronto se aparece la muerte reclamando su vida. Justo ahora, cuando lo que único valioso para él es regresar a casa abrazar y besar a sus hijos. Ahora esta intrusa le cierra el paso y el como caballero valiente, salta del caballo y la enfrenta.

--¿Qué quieres?-- , le dice encarando a tan temible visita.
-es hora, tengo que llevarte...
el caballero contestó:
- ¿¿¿llevarme, acaso es mi hora???
-si, le contesto en forma fría.
-pero aun tengo que despedirme de mis esposa e hijos...
-lo siento es el momento tienes que ir conmigo....
-por favor dame una prorroga...pidió el caballero con un gesto de humildad.
-quiero tiempo para poder ir a ver a mi esposa e hijos, solo deseo besarlos de nuevo, concédeme esa prorroga por favor.
La muerte lo pensó seriamente pero tenia que ser todo, como siempre había sido, todo mundo así ha muerto, en forma inesperada, sin aviso, sin prórrogas, ricos ó pobres, todos recibían el mismo trato, para ella la justicia es implacable.

-Lo siento caballero, pero tu hora a llegado y no puedo darle privilegios a nadie pues ante mi, todos son iguales
-El caballero decepcionado y convencido de que no conmovería a personaje tan frío, le contestó:
-de acuerdo iré contigo....
De pronto, en ese mismo momento vio en el cuello de la muerte que lleva una reina (una pieza de ajedrez)... y le pregunto a la muerte...
-¿¿¿disculpe a usted le gusta mucho el ajedrez verdad???--
La muerte se quedo pensativa y contesto...
- si, me gusta mucho, ¿¿¿por que???
El caballero campeón de ajedrez, propuso a la muerte lo siguiente....
-que le parece si usted y yo jugamos una partida de ajedrez y si yo gano usted me dará la prorroga que le pedí y después de que yo cumpla con lo que tengo pensado, me iré con usted sin queja alguna...
La muerte en ese mismo momento pensó que habían pasado siglos desde que jugo ajedrez por ultima vez...
-Solo un par de horas me llevará ganarle mi querido amigo, solo retrasará su viaje un poco más. Aceptaré su oferta juguemos....
La muerte segura y saberse una deidad, pensó que no podría perder esta partida, la prorroga al caballero sería un sueño de este nada más, dos horas de diversión no le caerían mal, ya que atareada como estaba cada minuto tenía dueño. Terminando la partida continuaría su presurosa e ingrata tarea.
Empezó la partida… pasaron dos horas como la muerte había predicho para ganar... pero quien ganó fue el caballero. Había enfrentado al hombre más hábil que la tierra no había conocido en el ajedrez. El caballero consiguió la prorroga.

La muerte molesta pero a la vez asombrada, le dijo al caballero:
-nadie me había ganado una partida de ajedrez... es increíble tu astucia e ingenio, me has sorprendido y por eso, te has ganado vivir por mas tiempo y además te haré el Rey en tu comarca, el mejor que en esta tierra no ha habido.
... El caballero despertó de largo sueño y continúo su camino....
Llegó a su comarca y todo mundo lo esperaba, las calles lo victoreaban y su esposa e hijos lo esperaban alegres, en premio a sus proezas de largas batallas, todas victoriosas se le nombró Rey de esos territorios.
El caballero agradecido podía ver a su amiga al lado de él, quien con gesto amable y divertido seguía el transcurso de los acontecimientos.
Por la noche, procedió contarle a su esposa lo sucedido con la muerte, la prorroga y el regalo, pero la muerte siempre detrás de el y sin darse cuenta, le tocó el hombro e hizo que el rey olvidara todo lo sucedido en el camino, dejándole solo el mal recuerdo de una caída y la burlona risa de su escudero.
Cuento inspirado en la película el “Séptimo Sello”(1957), bajó la dirección de Ingmar Bergman. Una excelente película que la critica ha catalogado como una joya del cine mundial.
Por cierto, leyendo este cuento he reflexionado el porque mucho de los ajedrecistas- incluida la muerte- han abandonado las tareas tan delicadas que tienen asignadas por jugar una partida de ajedrez. Además, conviene hacernos la pregunta: ¿Cuándo llegue la hora del final, y tengamos que despedirnos de todo lo conocido, que harás? ¿Huirás de la Muerte o por el contrario la abrazarás e intentarás platicar y negociar con ella? Quizás puedas ir más lejos, y jugar con ella una partida al ajedrez, suerte te hace una prorroga. ¡¡A aprender ajedrez y prepararnos a morir!!

No hay comentarios: